Según datos de BAKER TILLY GDA, empresa española dedicada a la asesoria e intermediación en procesos de compra-venta de empresas, fuisiones y adquisiciones, más del 95% de concursos de acreedores acaban en liquidación. Este proceso de incertidumbre, que en la mayoria de los casos suele durar entre 18 y 24 meses, acaba con el cierre de numerosas pequeñas y medianas empresas de nuestro país, que no han podido encontrar soluciones a su situación financiera.